Autodefensa Informática 18: “Trabajando para la mafia tecnológica”

En nuestro país, el sector laboral que trabaja en empresas tecnológicas o de consultoría es tan precario como tantos otros sectores. Las negociaciones de convenios a la baja, las reformas laborales y la falta de fuerza y unión de sus trabajadores y trabajadoras permite las reducciones salariales y la pérdida de derechos adquiridos.

Las omnipresentes subcontratas promueven la precariedad laboral, manteniendo a sus plantillas con un salario menor, peores condiciones laborales y la dificultad de atacar a las empresas matrices. Además, impiden que sus plantillas acumulen antigüedad y otros beneficios, como la conciliación familiar.

Los Expedientes de Regulación de Empleo, los tristemente famosos “ERES”, están a la orden del día, propiciados por leyes estatales anti-obreras y sindicatos, como CCOO y UGT, vendidos a las patronales.

El impago de horas extras y las guardias casi permanentes, permiten a las empresas ampliar sus servicios sin aumentar los puestos de trabajo. Por si fuera poco, las protestas por las pésimas condiciones suelen traducirse en mobbing, esto es, acoso contra las personas que alzan la voz.

Sólo unos pocos sindicatos de clase, como CGT, CNT, COBAS y STSI hacen frente a esta situación, al igual que algunos movimientos, como la Marea Binaria.

Mientras tanto, en Estados Unidos, las grandes multinacionales del sector (Google, Apple, Facebook, Microsoft), pese a toda la propaganda de felicidad laboral, imponen horarios extenuantes a sus plantillas, que ni siquiera pueden recurrir a la figura del convenio colectivo. Los puestos de trabajo están sujetos a las veleidades de los accionistas y la bolsa; un ejemplo reciente es la noticia de los planes de despido de parte de la plantilla de Twitter.

Esas mismas empresas son las que amenazan con retirar sus factorías de China si ese país continúa adelante con unas tímidas reformas laborales para mejorar las condiciones; estamos hablando, por ejemplo, de subir los sueldos algo más de un dólar por día, algún tipo de regulación legal o simplemente poder hablar o ir al baño durante la jornada laboral.

Al mismo tiempo, en Europa, concretamente en Irlanda, esta mafia empresarial cuenta con un paraíso fiscal. El que amasen miles de millones de euros anualmente no implica que tengan que pagar impuestos de una forma acorde, pese a los lavados de cara de la Unión Europea en forma de ridículas multas contra Apple, Microsoft y Google. La Unión Europea ha llegado a interponer demandas contra estas empresas por prácticas monopolistas, abuso de posición dominante y evasión fiscal; en varios casos se ha llegado a acuerdos que no han conseguido cambiar nada.

Para completar este círculo vicioso, nosotros y nosotras, mal llamadas usuarios y usuarias, entregamos voluntariamente cada vez más datos personales a todos estos gigantes tecnológicos, permitiéndoles beneficios récord año tras año con la venta del maldito Big Data.

Cobremos o no cobremos un sueldo, al final estamos trabajando para la neo-mafia empresarial tecnológica. Está claro que las autoridades estatales y europeas no van a llevar a cabo cambios significativos, con lo que la responsabilidad de poner freno a esta situación está en nuestras manos.

Es imperativo que dejemos de usar los sistemas operativos, programas y productos de todas estas compañías. El hecho de que tengamos un windows o un mac pirateado no les debilita, más bien al contrario: refuerza un falso mantra, repetido hasta la saciedad, que nos dice que sus productos son los únicos válidos.

Asimismo, el uso en exclusiva de Facebook y Twitter por parte de colectivos sociales debilita las alternativas libres, no comerciales, y empoderadoras que ya tenemos, pero que no usamos por comodidad, desconocimiento, o por creer que las herramientas del amo servirán para acabar con el amo.

Es el momento de dar el salto: cuando más tardemos, más difícil será hacer frente a la neo-mafia empresarial tecnológica. Recordemos:

¡¡ Sin privacidad, no hay libertad!!

En el “laborioso” programa de este mes:

  • Editorial: Precariedad laboral en las empresas tecnológicas.
  • Nueva cuña: ¿Quieres trabajar en Google?
  • Noticias:
  • Patente estúpida del mes: Microsoft patenta un programa para espiarnos en la oficina.
  • Software libre: Hablamos con Jacobo, de la Coordinadora de Informática de CGT, sobre sus acciones y movilizaciones en el sector tecnológico.
  • Sección ocasional: Vemos lo que las empresas multinacionales tecnológicas como Google, Microsoft y Apple traman tras la Gran Muralla China.
  • Teatrillo: ¿Todo es maravilloso en el complejo de Google-Plex?.
  • Música que suena en este programa: En el descanso para el bocadillo de la factoría Almaina S.A. han actuado: Guts Pie Earshot con “California”; La Polla Records con “Los Siete enanitos”; La Polla Records con “Mis riñones”; Lendakaris Muertos con “Héroes de la clase obrera”; Bunker con “La clase obrera”; Elektroduendes con “Tiempos de atraco” y  José de Molina con “Salsa Roja”!!.Autodefensa Informática 18: “Trabajando para la mafia tecnológica”

Uso de cookies

radioalmaina.org utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Font Resize
Contrast