Inicio Boletín

RECHAZO DEL PLAN DEL AYUNTAMIENTO PARA EL ALBAICIN Y SACROMONTE

21
0

Siete asociaciones (Ecologistas en Acción, Greenpeace, el Ateneo de Granada, Opidum Ileberis, Vega Educa, Salvemos la Vega y la Asociación de Vecinos de los Carmenes de las Murallas) han dirigido un escrito al Ayuntamiento de Granada sobre el Documento de Avance del Plan Especial de Protección y Catalogo de los Sectores Albaicín y Sacromonte que este ha hecho público, en el que muestran su rechazo al mismo porque lo consideran un Plan que promueve el uso del coche privado en detrimento del transporte público, lo que aumentará la contaminación del aire en estos barrios y en toda Granada.

  • El Ayuntamiento propone un Plan Especial para el Albaicín y Sacromonte que incrementará el tráfico alrededor y dentro de estos barrios históricos y contribuirá a elevar la contaminación del aire en toda Granada.
  • Granada con su área metropolitana es la tercera ciudad con el aire más contaminado de España, y la causa fundamental de esta contaminación es el tráfico.
  • Una gran parte del tráfico que contamina el aire de Granada se debe a los vehículos o autobuses privados de visitantes que quieren acceder a los barrios históricos.
  • Los aparcamientos para visitantes deben situarse a la entrada de la ciudad para que no sirvan de atractores del tráfico, no dentro ni junto a los barrios históricos.
  • El modelo de movilidad futuro para los barrios como el Albaicín y Sacromonte debe basarse en el transporte público no contaminante, las bicicletas y los peatones.

Las organizaciones firmantes han señalado, en primer lugar, que dar a los ciudadanos solo tres meses para hacer sugerencias y ofrecer alternativas a un Plan de tanta trascendencia para toda la ciudad y especialmente para estos barrios históricos, en lugar de haberlo elaborado contando con ellos, es un modelo de falsa participación ciudadana.

Las alternativas ofrecidas por estas asociaciones se centran en hacer que este Plan sea una oportunidad para que dos barrios tan singulares, que se hicieron para las personas y no para los vehículos, sirvan de modelo para la futura movilidad en toda Granada. Si se hace bien, se ofrece una gran ocasión de reconstruir el concepto deespacio público como lugar de encuentro y de convivencia, recuperando su sabor tradicional y manteniendo la accesibilidad con transporte público y no contaminante.

Rechazan la propuesta que hace este Plan porque todo él está basado en construir más aparcamientos en todos los espacios que los redactores han encontrado como disponibles, tanto dentro como, fundamentalmente, en los límites de estos barrios. Estos aparcamientos, varios de ellos de enormes dimensiones, podrán destruir zonas cercanas a Bienes de Interés Cultural y, al ser subterráneos (infraestructuras muy costosas), quedarán para siempre, con lo que eternizarán el problema del tráfico privado de visitantes, impidiendo que se puedan implantar otros modelos de movilidad distintos.

Los aparcamientos para visitantes actúan como atractores del tráfico, con lo que aumentan el número de vehículos privados que deberán atravesar la ciudad para llegar a ellos, intensificando así la contaminación en toda Granada.

Para empeorar las cosas, este Avance propone hacer una carretera nueva a través del Camino de la Abadía del Sacromonte, que agravará el problema y que destruiría zonas naturales preservadas hasta ahora, además de no estar justificada.

Las organizaciones firmantes han pedido al Ayuntamiento que se apueste claramente por el transporte público, estudiando las carencias de la oferta actual y ampliando tanto como sea necesario el número y la frecuencia de los autobuses que suben al Albaicin y Sacromonte para que se pueda llegar a ellos desde más puntos de la ciudad sin necesidad de recurrir al transporte privado.

Junto a los autobuses, que deben progresivamente convertirse en eléctricos, es necesario favorecer el uso de la bicicleta y de los vehículos compartidos, tal como ya se está haciendo en muchas ciudades europeas.

Es imprescindible aumentar el número de las actuales estaciones de medición de la calidad del aire en la ciudad, situando una de ellas en la zona del mirador de San Cristóbal para controlar la contaminación en el Albaicín, y que se midan también las partículas PM 2,5, las más peligrosas (la contaminación del aire es responsable de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, afectación renal, afectación cerebral y cáncer).

Por último, es obligado aumentar el número de árboles aprovechando zonas como el entorno de la Muralla de la Alberzana y el Peñón del Tigre, ya que estos absorben CO2 y emiten oxígeno mejorando la calidad del aire, además de embellecer y de disminuir la temperatura ambiente.

Este Plan tampoco contiene ninguna medida para controlar la turistificación, que es un problema creciente que está afectando cada vez más a la calidad de vida de los habitantes de estos barrios; al contrario, la favorece.

Por todo ellos, estas organizaciones harán todo tipo de campañas y un continuo seguimiento de este Plan para asegurar que realmente se va a proteger al Albaicín y Sacromonte y que se los convierte en modelo de barrios habitables y con el aire limpio para sus moradores.

ReproducirReproducir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here