Inicio Programas En redifusión

Mar de Fueguitos - «Cuanto más fuertes son las fronteras, más peligrosas se vuelven las rutas migratorias y más desaparecidos hay»

2
0

«La deportación es el peor crimen que se puede cometer contra las personas migrantes porque prefieren arriesgar su vida, las condiciones más complicadas, que regresar a su lugar de origen. La deportación es lo que más daño les hace, les hunde», explica Germán García Marroquín, de la Plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak. «No solamente no piensan, no quieren volver sino que nos hemos encontrado con personas que han sido deportadas tres, cuatro, cinco… veces y vuelven a repetir. Su sueño es imposible de parar porque la situación está tan mal en sus países de origen que van a repetir cueste lo que les cueste. En los últimos meses, en la frontera sur de México, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha enviado, además de a la Policía Federal y Estatal, que está habitualmente allí, a otros 6.000 soldados para hacer mucho más fuerte el muro de contención, no físico, sino de soldados, militar. Y a pesar de eso, la gente sigue intentando pasar con lo que las rutas se hacen más peligrosas. Da lo mismo que sea en África, en el Mediterráneo, que en México. Cuanto más se detenga a quienes quieren cruzar la frontera, cuanto más peligroso sea, más van a buscar a los traficantes, más peligrosas se van a volver las rutas y más desaparecidos va a haber. Eso está ocurriendo en estos momentos. Nunca como ahora se ha detenido a tanta gente en esa frontera. Sólo en el mes de junio pasado se ha doblado la cifra, más de 20.000 migrantes han sido detenidos por la policía del gobierno de México», añade Víctor Santiago Pozas, activista también de la plataforma. Ambos, Germán y Víctor, han acompañado del 15 de noviembre al 3 de diciembre, a la XV Caravana de madres Centroamericanas en busca de migrantes desaparecidos en México. La caravana, integrada por unas 50 personas, ha recorrido quince Estados de México.

«En el plano personal, la experiencia es recomendable para cualquier persona que tenga sensibilidad porque puedes compartir quince días con esas mujeres, y también algunos hombres, que buscan a sus hijos por unos caminos de horror desde que salen de sus países de origen hasta su tránsito por México», hace balance Germán García Marroquín de su participación en la caravana. «Y en lo político, también ha sido muy interesante para nosotros porque estamos en la tarea de construir un movimiento global de apoyo a los derechos de las personas migrantes y para eso es muy importante el contacto con otras organizaciones que hacen ese trabajo en otros países. Nuestra tarea es ir poco a poco estableciendo lazos con otras organizaciones e ir construyendo paso a paso esa organización donde podamos relacionarnos y hacer cosas juntas. Ese es el camino que tenemos por delante y ahí estamos».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.