Concentración en repulsa de la expulsión de María, última vecina de la Casa del Aire, por parte del Ayuntamiento




El Ayuntamiento ha conseguido lo que la inmobiliaria Edivara SL no pudo lograr en los últimos 12 años: expulsar de su vivienda a la última inquilina de la Casa del Aire. Con la excusa de realizar medidas urgentes en el inmueble, han dejado la vivienda inhabitable, llenando de puntales todas las estancias de la misma.Tanto Urbanismo como Servicios Sociales se lavan las manos ante la situación de indefensión de María.Desde Stop Desahucios y Solidarixs con la Casa del Aire llevamos luchando muchos años por el derecho a la vivienda y contra la expulsión de vecinos/as, y no podemos permitir que este conflicto que lleva enquistado 12 años, acabe con el Ayuntamiento haciéndole el trabajo sucio a la inmobiliaria.Por eso, nos concentraremos en repulsa de las actuaciones del Ayuntamiento y para buscar una solución al conflicto, el próximo jueves 21 de septiembre.

Carta abierta: "Quizás, quizás, quizás…"

Llevábamos años denunciando los procesos de especulación que suceden en el barrio Albaicín desde hace décadas. Hemos visibilizado y afrontado con la colaboración de muchas personas y colectivos solidarios a los múltiples intentos de echar a la vecindad, derruir este pedazo de historia, pasada y contemporánea, que representa la Casa del Aire, para convertirla, quizás en apartamentos de lujo; quizás de alquiler de periodos cortos; quizás para el turismo.Pero también hemos insistido en que si esto sucedía así era también, quizás por cierta connivencia y camaradería que se genera en determinados organismos públicos, como en este caso la Gerencia de Urbanismo; quizás por la burocratización de nuestras vidas, las leyes y demás normas que han sido creadas para favorecer que la gente abandone por cansancio y que en este tipo de conflictos salga victorioso la parte que mejor representa el mundo capitalista en que vivimos; quizás por ello, a pesar de los innumerables informes y decretos donde se obliga a Edivara SL, la empresa propietaria, a realizar el mantenimiento de la Casa del Aire, y de que esta no haya hecho nada en los últimos 12 años, la inmobiliaria sigue disponiendo de la Casa del Aire a sus anchas, haciendo que María, hija del último inquilino con contrato indefinido que hace poco más de un año fallecía de un infarto en la puerta de su casa, viva en unas condicionas de habitabilidad que pocas personas podrían aguantar.…

Nuevo acoso a la familia de Manuel, último vecino de la Casa del Aire.




El pasado viernes, 5 de agosto, María, hija del último vecino de la Casa del Aire, se ha encontrado la puerta abierta del inmueble y de la vivienda que continúa habitando, sin haber signos de que se hayan forzado las cerraduras.
       Manuel, el que era el último vecino de la Casa del Aire, murió el pasado 7 de julio de una insuficiencia respiratoria, después de haber estado 36 años habitando la casa, los últimos 12, luchando contra la especulación y el acoso al que le sometieron las inmobiliarias en connivencia con las normativas y la burocratización de las administraciones.       María, hija de Manuel, ha decidido continuar con la resistencia frente a estos procesos que había llevado a cabo su padre y las vecinas y solidarios con la Casa del Aire, acogiéndose a su derecho de subrogación del contrato, recogido en el artículo 58 de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964 —al tratarse de un contrato anterior a 1985—.…

COMUNICADO FRENTE A LO OCURRIDO EL SÁBADO 16 DE JULIO EN LA CASA DEL AIRE


El pasado sábado 16 de julio por la noche un vecino observó como un señor de estatura media, grueso, canoso y con perilla, de unos 55 años aproximadamente, y que llevaba una moto gris metalizada, arrancaba uno a uno con una espátula todos los carteles que hablaban de la historia de Manuel, que los y las solidarias con la Casa del Aire habíamos pegado en la fachada la noche del funeral de Manuel, a modo de homenaje en su propia casa.No nos deja de sorprender como se sigue acosando y coaccionando a su familia, sin ni siquiera respetar la memoria de Manuel, y faltando al respeto de sus familiares, amigos y compañeras. Incluso se han atrevido a forzar la cerradura obviando por completo a las personas de la familia de Manuel que convivían con él y que tienen derecho a seguir viviendo en la casa.De momento no podemos dar el nombre exacto de la persona que se entretuvo en llevar a cabo esta hazaña, pero tenemos claro qué mano hay detrás de todo esto… El ansia por el dinero parece que es inagotable, y  que lleva a determinadas personas a una deshumanización total, que ni siquiera son capaces de respetar el dolor que se siente cuando se pierde a un ser querido, ni tan siquiera por una semana.…

Carta a Manuel, el último vecino de la Casa del Aire.


 Manuel es la última víctima de aquello contra lo que ha estado luchando la última década junto a sus vecinas, amigos y compañeras; la especulación y el acoso inmobiliario por parte de la empresa propietaria, la dejadez de la administración pública, derivada de la connivencia con el sector empresarial y los procedimientos burocratizados hasta la extenuación, que permiten que estas injusticias sociales sucedan.



Manuel llevaba viviendo en la Casa del Aire 33 años. Allí vio nacer y crecer a sus hijos, allí se caso y cuando se separó, allí se quedó. Para Manuel la Casa del Aire era su epicentro, su refugio, no sólo físico sino también emocional y vivencial.

Uso de cookies

radioalmaina.org utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Font Resize
Contrast